No tire su dinero por las ventanas

En las fachadas de cualquier edificación o vivienda, las ventanas representan un elemento muy importante y también suelen ser la parte más sensible desde el punto de vista de ahorro de energía. En la vida cotidiana del ser humano el uso de la energía es un recurso indispensable. Es utilizada en prácticamente todas las actividades diarias que realizamos, desde cargar nuestros teléfonos celulares hasta calentar nuestro café matutino. Es necesario hacer conciencia sobre la necesidad de ahorrar energía porque por falta de esa conciencia, su uso esta sobre explotado.

Todos los habitantes del planeta nos vemos afectados por el problema energético y por tanto es sumamente importante tomar medidas eficientes al respecto. Una de estas medidas es la utilización de materiales que ayuden al control eficiente del clima interno en los espacios de las viviendas y edificios. El ahorro de energía es una necesidad urgente para la población mundial y es posible generar cambios positivos en este sentido aprovechando la oportunidad de tener ahorros significativos mediante la instalación de ventanas adecuadas.

Aproximadamente el 30% de la energía de una vivienda o de un edificio se pierde a través de las ventanas. La tendencia del costo de la electricidad es una tendencia hacia el aumento agregando a esto que el uso de la energía eléctrica es uno de los principales factores de contaminación del medio ambiente en el planeta. Todo esto explica claramente el aumento en la demanda por parte de las personas con conciencia de reducción de costos y cuidado del medio ambiente del uso de ventanas de alta eficiencia energética y por eso la importancia de elegir las ventanas más adecuadas para las viviendas y edificaciones.

Uno de los parámetros más importantes a tomar en cuenta a la hora de elegir una ventana es sin duda alguna el ahorro energético. La calefacción, en climas fríos, y el aire acondicionado, en climas cálidos, son las fuentes de mayor consumo energético en los hogares y edificaciones por lo que un buen lugar en donde se puede comenzar a ahorrar es por donde realmente los costos son mayores: reducir la pérdida de energía en la calefacción y en el aire acondicionado. Se puede reducir drásticamente el consumo de energía con ventanas aislantes con herrajes adecuados y una envoltura aislada de la vivienda o edificio y mediante el uso de equipos eficientes de calefacción o enfriamiento (aire acondicionado). La cantidad de calor que permanece en el interior (o frio en el caso del aire acondicionado) depende del nivel de aislamiento térmico de las ventanas. Los equipos de aire acondicionado o de calefacción consumirán más energía si las ventanas dejan escapar la energía interior o permiten que el calor penetre a los ambientes de la vivienda o edificio.

En una ventana podemos separar el aislamiento térmico en dos componentes: el aislamiento térmico de los perfiles y el aislamiento térmico del vidrio. Dejaremos, por ahora, a un lado el vidrio ya que este es común tanto para ventanas de aluminio como de PVC o carpintería de madera. Un gran porcentaje de la superficie total de las ventanas más habituales lo constituyen los perfiles y esto hace que su importancia sea mayúscula desde el punto de vista de ahorro energético.

Las pérdidas de energía debidas a los huecos de los edificios, es decir las ventanas y puertas, se producen debido a tres fenómenos diferentes: la radiación solar, las pérdidas por transmisión y las pérdidas por infiltraciones de aire exterior en el interior de los edificios.La radiación solar impacta directamente tanto en los perfiles y en el vidrio de las ventanas.Se producen pérdidas y ganancias de energía debidas a la transmisión térmica a través de los perfiles y los vidrios lo cual depende de la diferencia de temperatura entre el ambiente interior y el exterior. Los flujos de calor entre el interior y el exterior serán mayores si es mayor esa diferencia de temperatura.Las pérdidas y ganancias de energía debidas a las infiltraciones de aire exterior hacia el interior se hacen a través de las grietas y huecos de los perfiles de puertas y ventanas. Esto se debe a que los perfiles cierran mal o no están construidos de tal forma que impidan estas entradas de aire exterior. De allí la importancia de que la instalación de puertas y ventanas la realicen personas profesionales con estándares de calidad.

La madera y el aluminio tienen niveles de aislamiento térmico muy inferiores si los comparamos con el PVC ya que el PVC es un aislante natural con propiedades no conductoras. Según los expertos el uso del PVC es un material clave para cumplir con las exigencias del Protocolo de Kioto. Al instalar ventanas de PVC se reduce el consumo energético en los hogares en un 45% en comparación con las de aluminio y un 15% con las de madera según se desprende de un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Cataluña.

Desde hace más de 50 años, el PVC es el material de mayor utilización para la fabricación de ventanas en los principales países de Europa. Además, las ventanas de PVC disminuyen las emisiones de CO2 a la atmósfera con respecto a las ventanas de aluminio y con respecto a las ventanas de madera. Las ventanas de PVC no producen gases contaminantes en la atmosfera y casi sin mantenimiento permanecen en un estado perfecto de uso durante de toda su larga vida útil siendo también resistente a la mayoría de los productos químicos muy habituales hoy en día.Una característica muy especial del PVC es que es también anti bactericida, admitiendo el uso de desinfectantes por lo que es muy recomendable usarlo en hospitales, residencias geriátricas y centros infantiles.

Al querer contribuir con una sociedad sostenible necesitamos promover el uso de productos que hagan el mejor uso posible de los recursos naturales. La carpintería de PVC reúne todas estas características por su excelente relación calidad-precio, su larga vida útil, su resistencia, y su muy bajo impacto en el medio ambiente ya que es una resina sintética, un material inerte al cual no le afecta la salinidad del mar, no se pudre ya que es insensible a la humedad.

Seremos breves en la contribución del vidrio de las ventanas como otro actor en el propósito de reducir el consumo de energía ya que es un elemento común para el ahorro energético en cualquier tipo de ventana y solamente expresaremos que la mejor ventana para lograr un buen aislamiento térmico y acústico es la ventana con perfil de PVC y vidrios de un espesor a partir de los 4 mm. Además de todo lo anterior, las ventanas de PVC generan espacios sanos y reconfortantes para los habitantes de las edificaciones. Logran que se reduzca la importancia de si afuera hace frío o calor, porque el clima afectará en forma muy reducida el espacio interior destacando como fundamental, más allá del ahorro de la factura energética, el incremento en el confort gracias a la instalación de ventanas de PVC por su aporte a otros elementos que contribuyen al confort como ser el aislamiento acústico y su aporte a la salud de las personas que habitan en las viviendas como en los edificios.


Ing. Daniel López Rodríguez
Ingeniería Física


Most Related Articles